Los pueblos más bonitos de Mallorca

Los pueblos de Mallorca que se pasan de bonitos y que no debes perderte

 

Mallorca es sinónimo de playas de arena blanca, aguas cristalinas, chiringuitos y glamour, mucho glamour.  Pero sin embargo, existe otra isla más desconocida y que muchos pasan por alto, una cara íntima y tradicional que esconde algunos de los pueblos más bonitos y encantadores de España.  Si eres de los que disfruta de la naturaleza y quieres descubrir la cara oculta de Mallorca, toma nota de los rincones que te recomendamos desde Sun Beach, ¡un entorno de ensueño que merece captar tu atención!

1. Deià

Hay pueblos bonitos, pero Deià ocupa un puesto de honor en la lista preferencial. Deià es único, pura magia, la esencia del mediterráneo elevado a la máxima potencia. Y, aún así, decir esto es quedarse cortos. El municipio es una sucesión de encantadoras casitas de piedra y ventanas con persianas de colores  que se enclava en pleno paraíso de la Serra de Tramuntana. Refugio de viajeros que sueñan con la Mallorca más tranquila, pero también de artistas y escritores como Robert Graves que residió en el municipio mallorquín donde se inspiró para “Yo Claudio”, su novela más conocida.

Por sus calles repletas de árboles frutales, palmeras, cipreses y estrechas callejuelas, se puede respirar ese aire bohemio y soñador que han convertido a Deià en uno de los pueblos más icónicos y fotografiados  de Mallorca, ideal para descansar, desconectar, pararse y respirar.

2. Fornalutx

A pesar de ser menos conocido que su vecino pueblo de Sóller, Fornalutx ha sido nombrado por mallorquines y visitantes como uno de los pueblos más bonitos no sólo de la isla sino también de la península. Esta pequeña joya arquitectónica, sigue cosechando año tras año todo tipo de galardones a nivel nacional e internacional por su excelente estado de conservación, al que sin duda debemos también darle las gracias a sus residentes. A tan sólo 4 kilómetros del municipio de Sóller, Fornalutx recibe a los visitantes entre escalinatas de piedra , casas de portales engalanadas con flores de colores muy vivos, que hacen del municipio un lugar imperdible durante tu visita a Mallorca.

Sus no más de 1000 habitantes, su peculiar ayuntamiento con una torre de defensa del siglo XVII y su iglesia gótica construida en 1639 son algunos de los principales atractivos.

3. Valldemossa

«Todo lo que el poeta y el pintor pueden soñar, la naturaleza lo ha creado en este lugar» así definía Aurora Dudevant, nombre real de la poetisa George Sand, al hacer mención al municipio de Valldemossa. Sand llego a Mallorca en invierno de 1838, acompañada de su amor, el reconocido pianista Federico Chopin, el resto…ya es historia.

Valldemossa es un auténtico paraíso en la montaña a dos pasos de la ciudad de Palma. Sus más de 2000 habitantes y un enclave paradisíaco que gracias a su integración en el entorno natural han fascinado a lo largo de la historia  no sólo a Chopin y George Sand sino también a numerosos personajes famosos como Ramon Llull, Archiduque Luis Salvador de Austria o el oscarizado actor Michael Douglas que disfruta en su impresionante posesión de S’Estaca  de un paisaje más que envidiable.

Cultura , patrimonio, gastronomía, senderismo, un puerto que te transporta a una época pasada….conforman este pequeño municipio a las faldas de la Serra de Tramuntana. ¿ Más alicientes para visitarlo? , sí, la Cartuja, icono principal y símbolo del pueblo junto a sus famosísimas cocas de patata.  Su espectacular patrimonio arquitectónico que puedes disfrutar con sólo pasear por sus empedradas calles y que junto al carácter y esencia del pueblo hacen que sea lugar de visita y experiencia obligada en cualquier época del año.

 4. Sóller

Este municipio mallorquín esta situado al noreste de la Serra de Tramuntana, enclavado en una valle rodeado de olivos y naranjos. Con casi un siglo de historia, la mejor manera de visitar esta localidad es a través del icónico tren de madera, símbolo del municipio.  Una vuelta al pasado que hará inolvidable tu viaje. Su tranvía centenario, sus empedradas calles, sus bellas casas de estilo mallorquín y comercios tradicionales hacen de Sóller uno de los municipios más visitados y elogiados de Mallorca. Su excelente ubicación lo convierten en  uno de los destinos imperdibles para los amantes del senderismo con diferentes rutas señalizadas que hacen las delicias de los amantes de esta disciplina deportiva.

 5.  Banyalbufar

Menos turísticos que otros pueblos más conocidos de alrededor , Banyalbufar conserva el encanto de esos lugares más recónditos donde parece que el tiempo no ha pasado por ellos. Banyalbufar da la bienvenida la visitante con sus característicos bancales que bajan a modo de escalones hasta que llegan al mar . Antiguamente se cultivaba la viña malvasía con la que se elaboraba un vino de excelente calidad, al que incluso se le otorgaban propiedades curativas.

Un lugar tranquilo, pero que dispone de una infinidad de atractivos: impresionantes vistas a las montañas, calas como Cala Banyalbufar, Es Corral Fals y Son Bunyola y preciosas bodegas como Celler Ca’n Pico o Bodega Son Vives. Un pequeño paraíso terrenal disponible para todo aquel que quiera visitarlo.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *